17 diseños originales para comunicar con tu tarjeta de visita. ¡No salgas sin ella!

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

¿No tienes tarjeta de visita o nunca la llevas? Quédate en casa o en la oficina porque vas a perder una oportunidad.

La tarjeta de visita es tu primera forma de comunicar. Las hay neutras, grandes, chicas, con formas estrafalarias, colores rocambolescos, o que parecen sacadas de otro siglo, pero sin duda las tarjetas de visitas dicen mucho de nosotros.

Breve historia de su uso

Cuentan que desde tiempos de Marco Polo ya solían usarse las primeras tarjetas de visita, más grandes que las actuales, para anunciar la llegada de personajes relevantes. Eran más cartas que tarjetas, pero con el paso del tiempo, la costumbre fue popularizándose y esos tarjetones pasaron a hacerse más pequeños.

En el siglo XVII, los nobles y burgueses solían dejar estas tarjetas cuando visitaban la casa de alguien y el dueño no se encontraba en ella. Al dueño de la casa le tocaría devolver la visita, de ahí podría ser la popularización del nombre de “tarjetas de visita”.

Con el paso del tiempo, se han convertido en las pequeñitas tarjetas que a día de hoy conocemos y que los norteamericanos consideran the art of saying hello, o “el arte de decir hola”.

Si los norteamericanos le prestan importancia, no digamos los japoneses. Por todos es conocido el rito nipón a la hora de recoger una tarjeta. La ceremonia se conoce como Meishi koukan y en ella se entrega y recibe las tarjetas con las dos manos, tras realizar una reverencia. Para los japoneses, las tarjetas de visita son una representación directa de la persona, una extensión de su alma, por lo que hay que tratarlas con sumo cuidado. Si alguna vez te cruzas con uno, tómate tu tiempo para ver todos los aspectos de su tarjeta y ni se te ocurra doblarla y menos aún escribir en ella. Tampoco la guardes en un bolsillo. Lo consideran una enorme falta de respeto. Si estáis interesados en este tema podéis ver esta práctica guía del ICEX sobre relaciones comerciales con japoneses en la que incluye un apartado con el ritual de la entrega de las tarjetas.

La importancia de llevarla encima

Hoy en día todo el mundo debería llevar encima su tarjeta de visita, pues resume en un pequeño trozo de papel toda la información profesional: Nombre, Empresa, Cargo, Teléfono, mail, web, e incluso redes sociales si las hay. ¿Puedes encontrar algo más completo en menos espacio?

  • Nuestra tarjeta de visita es fundamental. Ahora bien, hay que darla. De nada te sirve no salir de la oficina, así que es hora de que acudas a todos los eventos que puedas: reuniones, actos, conferencias, foros, encuentros, e incluso las BBC (bodas, bautizos y comuniones). Y no sólo es necesario que vayas, sino que te quites el miedo de hablar con desconocidos y entables una conversación (con tu tarjeta bien guardada) Nunca sabes dónde puede salir una oportunidad para sacarla y “hablar de tu libro”.
  • ¿En cuántas ocasiones te has visto obligado a decir: “Ay!, no te puedo dar mi tarjeta, no quedan” o “Perdona pero es la última que tengo y está sucia, doblada, etc…”? ¡¡¡ERROR!!! Acabas de perder una oportunidad.
  • Las tarjetas de visita duran y perduran en el tiempo. La gente las guarda y aunque muchas veces queden relegadas al final de un tarjetero siempre estará ahí para que te vean. Si además, has entablado una conversación y la persona en cuestión te consideró un tipo interesante y agradable, tu tarjeta pasará a los primeros puestos del tarjetero y un día puede que te suene el teléfono.

¿Recuerdas por qué? ¡Bingo! ¡La tarjeta!

Tipos de tarjeta

Como decíamos al principio, para gustos los colores. Lo normal en el mundo de las tarjetas es ser tradicional y mantener la sobriedad. El logotipo, con los datos personales y fondo blanco y la otra cara vacía de contenido.

Sin embargo, hay algunas empresas/marcas/personas que van más allá en el desarrollo creativo. No es que sean mejores ni peores, pues de nada te sirve ser abogado y presentar una tarjeta llena de colores chillones. No transmitirás seriedad. Lo que sí tienes a tu alcance es un abanico de posibilidades de diseño que harán que tu tarjeta sea recordada. ¿Y si fueras un dentista y creas una tarjeta con forma de boca donde se vean bien los dientes?

Os dejamos estos 17 ejemplos de tarjetas creativas que hemos encontrado en Logo Designer Blog.

Dejar una respuesta

¿Quieres compartirlo?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0