8 Consejos para diseñar el packaging que necesitas para tu producto

Share on Facebook4Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Cuando caminamos por los pasillos del supermercado, nuestros ojos están invadidos por infinidad de estímulos visuales, las marcas se pelean entre ellas para captar nuestra atención. Miles de productos con diversas formas, colores, olores y texturas nos invaden con el único objetivo de ser ellos los elegidos para formar parte de nuestro ticket final.

A la hora de diseñar un packaging, la estrategia a seguir es tan relevante que puede suponer la diferencia entre el éxito y la desaparición del producto. Por ese motivo, en Retrazos, te contamos 8 puntos clave que debes tener en cuenta para que el diseño del envase de tu producto sea atractivo y, sobre todo, irresistible:

1. Dirígete a tu público objetivo

Primero, si no lo has hecho anteriormente, debes definir quién es tu público objetivo. Es decir, qué tipo de público comprará tu producto o estará interesado en adquirirlo. Por ejemplo: mujeres de 30 a 50 años, mayores de 30 años con poder adquisitivo, niños o adolescentes, etc.

El público al que nos dirijamos marcará el estilo que debemos seguir a la hora de diseñar nuestro pack.

Un claro de ejemplo de ello fueron las botellas de 33cl de Font-Vella :

Normalmente, las botellas pequeñas las consumen los niños (aunque sean comprada por sus padres), por lo que con este diseño llamamos la atención de los más pequeños, y también de sus padres, como no lo hacen otras botellas de los competidores. En el stand, nuestro producto destaca y mira directamente a su público objetivo.

Otro ejemplo es la fragancia “Decadence2 de Marc Jacobs, dirigido a mujeres de alto poder adquisitivo, mujeres elegantes, ostentosas y con gusto por el mundo del lujo y la belleza.

2. Se fiel a tu marca

No debemos desviarnos de las pautas que nos marca nuestro manual corporativo: colores, tipografías, estilo, enfoque, etc, a no ser que un producto o campaña concreta nos esté pidiendo romper un poco con lo que tenemos. Es importante que nuestro producto sea reconocible y se sepa de un sólo vistazo de qué marca se trata. Para ello es primordial ser fieles a nuestros valores de marca.  Así además conseguiremos diferenciarnos de la competencia.

Absolut, un referente en el diseño de packaging por su originalidad, apostó en 2016 por un diseño limpio donde el único contenido era el propio producto. El envase es tan reconocible o más como la propia marca, por ello el logotipo pierde importancia (se muestra abajo y en pequeño) y es la botella la que hace de marca.

Además, al igual que al elegir tu logotipo buscas que refleje lo que hace u ofrece tu empresa (y cómo lo hace), al diseñar un packaging debes de mostrar lo mismo. Si vendes producto de calidad, el packaging debe de reflejar la calidad que te diferencia del competidor.

Este es un claro ejemplo de cómo se aplica perfectamente la imagen corporativa a todos los envases.

3. El presupuesto ya no es una excusa

Hoy en día, podemos hacer diseños originales y frescos con pocos recursos, pues las tendencias nos marcan diseños minimalistas que requieren pocas tintas y materiales accesibles para todo tipo de bolsillos.

Puedes ahorrar en impresión con diseños monocromos o a dos tintas, podemos llegar a ser muy elegantes y concisos. Menos es más, saturar el envase con formas y textos a veces juega en nuestra contra. Aquí vemos algunos ejemplos de packaging minimalistas que con no más de dos colores consiguen resultados espectaculares:

4. Elige el material adecuado

Hay gran variedad de materiales disponibles para crear tu envase: vidrio, metal, diferentes tipos de plástico y multitud de densidades de los mismos, etc. ¿Cómo saber qué materiales es el óptimo? Tu producto debe marcar el tipo de envase a elegir. El tipo de producto que es, la conservación y la protección contra golpes y caídas que debe tener,  el uso que se le va a dar, etc.  Esto hay que tenerlo muy en cuenta sobre todo a la hora de envasar productos alimenticios, pues debemos cuidar algunos factores como: que no se rompa con facilidad para evitar la contaminación, que se conserven bien  durante el tiempo estimado, si el pack es apto para microondas o no, si el producto va al vacío o no, etc.

Las tendencias de los últimos años en materiales de packaging marcan el uso de materiales naturales o ecológicos tales como bolsas de papel kraft, envases hechos de cartón reciclado, corrugado o corcho, etc. De hecho, vemos cada vez más empresas que optan por volver al granel o al envase de vidrio, regresando a la época anterior al plástico y aportando un valor añadido al producto, denotamos exclusividad y calidad y además ayudamos al medio ambiente.

5. Divierte al público:

No hay nada mejor que sacarle una sonrisa al público para que recuerde tu marca. La interactividad en el packaging, las experiencias sensoriales, hacer del envase un juego es una tendencia ya presente desde 2014 que sigue cogiendo fuerza. Encontramos envases divertidos tan originales que no pasarán desapercibidos en los stands del supermercado.

 

  • Aquí mostramos algunos ejemplos de packagings divertidos:

 

 

El envase de pasta es el claro ejemplo de que no hace falta gastar mucho dinero, ni un envase muy complejo, para conseguir un resultado original que llamará la atención de los consumidores y nos hará destacar frente a los demás productos de la competencia.

 

 

  • Hay otros envases que buscan sorprender al usuario mediante la interactividad:

 

Botellas de vino con pasatiempos en su etiqueta o una botella de Eristoff sabor lima con un precinto divertido que se asemeja al acto de pelar la fruta.

 

  • Envases con una segunda vida. Hay unas instrucciones de corte y doblado para que se puedan usar para otra función totalmente diferente:

 

Como este envase de Pizza que se convierte en un soporte para portátil.

 

  • Y otra forma de llamar la atención del consumidor es aportar experiencias sensoriales:

 

6. Clasifica los productos de una misma línea o gamas

Cuanto más ordenados y claros estén tus productos más reconocibles serán y más fácil le haremos al consumidor el saber de qué producto se trata dentro de lo que ofrecemos :

7. Hazle la vida fácil al consumidor: el packaging inteligente

Se trata de ofrecerles una solución a un problema que surge del consumo o uso de nuestro producto para hacerle la vida más fácil a nuestros consumidores y por tanto mostrar una ventaja respecto a los productos de la competencia:

  • Uso del color para avisar de la caducidad de un producto o temperatura ideal de consumo:

 

 

Como los Botellines donde el cambio de color de la etiqueta termocromática te avisa de cuándo está la cerveza a la temperatura ideal.

 

  • Envases que te facilitan el uso del propio producto que contienen:

8. No olvides nunca la ergonomía:

Es fundamental a la hora de diseñar nuestro envase tener en cuenta la facilidad de transporte y la correcta sujeción a la hora de usarlo.

Un champú que no se resbale en la ducha o una botella que se adapte bien a la forma de la mano:

 

Un claro ejemplo son las botellas de bebidas isotónicas para deportistas, que además de tener una forma orgánica, redondeada que se adapta a la mano, disponen de una textura en el lateral que facilita el agarre y evita que se resbale mientras se hace deporte:

 

¿Qué te parecen estos consejos? Si aún no sabes cómo enfocar el diseño de tu envase ni los pasos que debes llevar a cabo para desarrollarlo, en Retrazos estamos a tu disposición para asesorarte en packaging  y ayudarte a que tus productos luzcan mejor, llamen la atención de tus clientes potenciales y consigas aumentar tus ventas.

Una respuesta a “8 Consejos para diseñar el packaging que necesitas para tu producto”

  1. Parricia

    Muy buenos consejos para hacer un buen diseño de producto!

    Responder

Dejar una respuesta

¿Quieres compartirlo?

Share on Facebook4Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

También te puede interesar: