Claves para tener una buena imagen corporativa digital

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0
Claves Imagen Corporativa
Claves Imagen Corporativa

Para que una empresa ofrezca una sensación de profesionalidad y confianza es necesario que tenga una imagen corporativa cuidada. No sólo hay que tener un nombre comercial. También un buen logotipo, una web correcta y toda una imagen corporativa acorde con el mensaje que se quiera trasladar, según el sector.

En este sentido, podemos definir la imagen corporativa como la percepción que los usuarios tienen de una determinada compañía. El objetivo es lograr que sea buena y atractiva para generar interés entre los posibles consumidores, lo que repercutirá también en la cuenta de resultados de la empresa.

Hay que tener un buen logotipo, papelería y merchandising, así como una serie de elementos y procedimientos de vestuario y comportamiento entre los empleados. Y por supuesto, ahora también es importante la imagen que se tiene de la empresa en el ámbito digital.

Es decir, la imagen que se proyecta a clientes, proveedores y, sobre todo, al público potencial a través de los nuevos medios digitales. Para que ésta sea la más correcta posible hay una serie de elementos a los que hay que poner mucha atención.

Siguiendo la máxima de que quien no está en Internet no existe, es importante contar con una buena web corporativa pensada para los posibles clientes y no tanto para el lucimiento de la empresa.

Del mismo modo, al igual que cuando se presentan documento físicos, estos llevan la seña de identidad de la empresa, los documentos digitales deben también seguirla, así como las firmas de los correos electrónicos e incluso podemos incluir código QR en nuestras tarjetas de empresa.

Como parte de la estrategia para mantener una imagen corporativa digital buena, no hay que olvidar el apartado referido al Social Media con elaborados y cuidados perfiles de la empresa,  con los que llegar al corazón de los fans. En este punto, es importante contar con un blog que ayudará, además, al mejor posicionamiento de la empresa en Internet.

Pero antes de poner en marcha la configuración de estos elementos, como siempre, hay que pasar por un proceso previo de monitorización y análisis de la situación en la que está la empresa: analizar su reputación online. En este punto, no hay que olvidarse de vigilar a la competencia, lo que nos dará pistas para desarrollar nuestra estrategia.

Será entonces, cuando se definan los objetivos a lograr y la estrategia que se seguirá (tono, el tiempo, las herramientas, los contenidos…). El siguiente paso, será el plan de acción, teniendo en cuenta lo ya mencionado y la monitorización constante para detectar las posibles crisis de reputación que puedan surgir.

No hay que olvidar que la imagen corporativa digital es una combinación de la imagen proyectada sobre el individuo y de la ya mencionada reputación online, es decir el contenido que se puede encontrar de ella y de sus trabajadores por internet y, la mayor parte de las veces, está en manos de los usuarios.

Por eso, es muy importante vigilar y cuidar todo lo que se publique, con buenas imágenes propias o libres de derechos y textos bien redactados, sin faltas de ortografía o sintaxis.

Nuestros mejores comerciales, son los clientes, y es a ellos a los que hay que atraer y convertir en nuestros mayores fans.

¿Estáis de acuerdo con estas pequeñas pautas de imagen digital? 

Dejar una respuesta

¿Quieres compartirlo?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0