Cómo humanizar una marca

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

[blockquote cite=”R.A.E”]Humanizar: Hacer humano, familiar y afable a alguien o algo. Ablandarse, desenojarse, hacerse benigno[/blockquote]

 

 

Las marcas no son personas, por mucho que queramos. Ni sienten ni padecen. El consumidor o usuario final lo sabe y por lo general, desconfía de los mensajes que unos y otros tratamos de transmitirles. No se cree ni la publicidad ni los anuncios y cuando estos saltan a su mente, los evaden cambiando de canal, pasando de página o cruzándose de acera.

Ahora bien, hay marcas que consiguen eso a lo que muchos no llegan: retener la atención. En la publicidad es el objetivo número 1, al primero al que debería llegar toda marca. Si no te ven, de nada te sirve figurar “ahí”. Es como los lineales de los supermercados, todos luchan por estar y sólo unos pocos lo consiguen.

En igualdad de condiciones con tus competidores, tu visibilidad tiene que ser mayor que la del resto. Un buen ejemplo para lograrlo es humanizar tu marca, hacerla cercana y transmitir confianza. Seremos así de bobos, pero igual que preferimos juntarnos con personas afines, que nos transmitan confianza, seguridad y comodidad, elegimos las marcas que nos generen exactamente esos mismos sentimientos: cercanía, comprensión, etc. Así de sencillo.

Algunos lo hacen realmente bien, como esta campaña de Vodafone.

Con un largo beso y una bonita historia, Vodafone nos da esa bofetada de realidad en la cara que, además de conseguir que les prestemos atención, nos despierta sentimientos de esos que te revuelven el estómago.

Es un claro ejemplo de cómo humanizar una marca y hacerla cercana. Ni un sólo atisbo del producto en todo el anuncio y un buen claim: “Las cosas buenas deberían durar toda la vida”.

Cambiar el posicionamiento de una marca lleva tiempo, pero hemos resumido algunos consejos que pueden ayudarte a humanizar tu marca:

  • Habla, habla, habla y escucha: Si humanizar algo consiste hacerlo familiar, no te queda más remedio que hablar. Conversa con tus clientes, hazlos partícipes, y escúchales. ¿Qué quieren, qué sienten, qué demandan de ti? Entabla diálogo. Participa activamente con ellos. Coca-Cola, una de las grandes en esto de humanizar, creó esta campaña en Colombia en la Comunidad Talk con consejos para llevar una dieta equilibrada y saludable.
  • Utiliza un buen tono y un lenguaje adecuado: Serás un experto en tus productos y servicios, pero recuerda que la gente tiene que entenderte. Utiliza un lenguaje claro, sin florituras. Habla a tus clientes como le hablarías a un amigo y trátales como tal. No te olvides de ser amable: cuesta lo mismo que ser borde y es mucho más rentable.
  • Participa: Hazte ver y oír. Ten presencia en las redes sociales, comenta desde el respeto, sé de utilidad. En definitiva, vuélvete visible.
  • Diferénciate: Si todos son como tú y dicen lo que tú ¿Por qué van a ir a ti? Sé diferente. Busca la originalidad.
  • Sé coherente: no puedes vender cercanía y tener un pésimo servicio de atención al cliente o un punto de venta que es un desastre. Para humanizar el conjunto de marca, debes humanizarlo todo. Desde la pata más pequeña de la mesa hasta el tablero final. Tu imagen debe ser capaz de transmitir lo mismo allá donde se vea.
  • Admite tus errores: todas las personas fallamos. Reconocer un error en una marca no sólo la dignifica, sino que la hace más humana y la acerca a la gente.
  • Ríete de ti mismo y añade un poco de humor: el humor puede derribar los muros que hay entre tu marca y tus clientes. Si además consigues no tomarte demasiado en serio y reírte de ti mismo, te meterás a más de uno en el bolsillo.

¿Qué prefieres como cliente? ¿Qué crees, como marca, que prefieren tus clientes?

 

Dejar una respuesta

¿Quieres compartirlo?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0